Noderlin

Seis lecciones que el cáncer de mamá me enseña

Mar 05, 2019

Este es uno de los textos más emotivos que he tenido que hacer en mi vida. Y se los dejo acá porque tal vez la vida de alguien más podría depender de estas cosas que hoy comparto con ustedes.

Es gratuito, porque me parece importante que llegue a muchos. Pero colocaré la opción a compra por si quieres hacer un donativo. Si lo haces, escríbeme por mensaje directo y recibirás una afirmación de gratitud que elegiré para ti.

Les cuento...

Hace 5 meses yo no podía ni escribir. Yo no revisaba mis chats, no respondía todas las llamadas y era ajeno para mi postear cualquier cosa en mis Redes Sociales.

Mi mundo entero se estaba sacudiendo.

Hoy, serena, y horas después de haber reposado unos minutos con mamá en su cama, recuerdo todo y vuelvo a sentir el corazón latir igual de rápido que esos días de diagnóstico, y que el terrible día en el que nos dijeron a tu mamá le puede quedar una semana de vida o menos

Recuerdo que temblaba por dentro, que se me inflamaba la garganta del miedo. Que ni siquiera podía llorar.
También, que me sudaban las manos y me dolía la cabeza. Recuerdo haberle gritado a algunas personas. Haber preferido ni hablar con otras.
Caras serias, miradas llenas de lágrimas. Recuerdo haberle llevado la contraria a varios que insistían en que no había nada que hacer.

Pero hoy, tantas cosas han cambiado.

Hoy, podría decir que el cáncer de mamá no ha hecho sino dejarnos bendiciones. Y sí, lo digo en serio.
Probablemente piensan, ¿cómo se le ocurre decir que el cáncer de una persona tan importante como una madre, puede ser una bendición?

Pues esa es de las primeras lecciones que esta enfermedad me ha venido a dejar muy claro.

Cada cosa en nuestra vida es única y exclusivamente lo que nosotros queramos que sea. Y nos enseñará lo que nosotros estemos dispuestos a recibir

El cáncer de mi mamá sencillamente, nos está cambiando la vida, y para bien.

Y por eso, ante un entorno de tantos cambios y desafíos, decidí hacer este artículo y compartir mi experiencia con ustedes.

Seis letras, seis enseñanzas:

1) Una de las primeras cosas que me dijeron es la primera que comparto porque saber esto puede ser VITAL para que alguien supere cualquier padecimiento.

Y es que las enfermedades no son un problema aleatorio en nuestra existencia. Son, en realidad, manifestaciones de algo que no está equilibrado dentro de nosotros y que expresa nuestro cuerpo.

Su respectiva sanación, se viene a convertir en el PROCESO para que eso se ARMONICE, si así lo queremos, claro está.

Es decir, sí, la naturaleza tiene su PROPIA FORMA de hacer balance y nos ofrece la oportunidad de que le prestemos atención.

De esto existe mucha información documentada.
Louise Hay desarrolló este tema por varios años, por si te interesa googlear.

2) Lo siguiente que irremediablemente me enseñó el cáncer es que no existe la certeza. Y ESO ESTÁ BIEN.
De hecho, eso es lo que alimenta la VIDA.

Esta enfermedad te recalca con mayúsculas que JAMÁS SABES LO QUE VA A PASAR, que en realidad NADA, está garantizado. Te dice que para vivir a plenitud debes ser VALIENTE. Debes PERMITIR, no resistirte.

Créeme que no en vano puedo decir que dejar fluir es la cosa más liberadora que existe....

Ojo, no se trata de evadir los problemas. Se trata de aceptar que ellos forman parte y que más que problemas son oportunidades de TRANSFORMACIÓN, de hacer cambios.

3) Es por eso que la siguiente lección se trata sobre la importancia de hacer PAUSA cuando es necesario. DETENERSE. El cáncer te invita a mirar al PRESENTE.

Generalmente, cuando hay una enfermedad, enfocamos nuestra mente en el mañana, la esperanza se basa en un estado incierto, que bien, podría también ser tormentoso. Pero el cáncer no se trata sobre el futuro. El cáncer te demanda PRESENTE. Llenarte de él todo lo que puedas y examinar el pasado, sí, pero para dejarlo ir.

4) Aquí llega entonces la siguiente enseñanza: vivir el presente sin tratar de controlarlo, a nuestro gusto o criterio personal.

Y esa necesidad de control se manifiesta no solo con nuestras acciones, no. Hablo de nuestra mente. Esa tendencia a no querer ser felices con lo que nos rodea y dejarlo existir tal cual es, es la que nos genera altas dosis de angustia y ansiedad. Así como lo genera el vivir constantemente en el futuro.

5) Y es así como el punto cinco, después de soltar el control, es hacerlo, incluso cuando los vientos parecen no ser favorables. El cáncer también es aprender a amar la tormenta. No solo navegarla. Es poder apreciar con la misma admiración una nube gris o un gran arcoiris.

El cáncer me ha enseñado el valor de un abrazo en medio de la angustia, de unas palabras desde el corazón cuando la rabia invade tus pensamientos, del olor de tu comida favorita incluso cuando tienes los pies cansados por hacer un trámite médico. Esa imagen también esconde belleza... una belleza colateral (¿se acuerdan de la peli de Will Smith? ¡véanla!)

6) Finalmente, esta enfermedad nos invita a examinar nuestro ego, lo que se supone que somos y aquello en lo que afianzamos nuestra confianza por ser eso que TENEMOS.

Nos invita a sostenernos todos los días de los recursos mentales, espirituales, habilidades y talentos con los que contamos. Y es entonces cuando miramos de cerca y nos damos cuenta que somos seres infinitos.

Si nos minimizamos, nos limitamos y entonces, estaremos siempre cansados. Y para salir adelante con el cáncer, debes tener energía. Créanme, MUCHA.


Pues bien, aunque el cáncer lo padece mi mamá, me ha invitado a amarme y a conocerme mejor que nunca, porque para que ella pueda salir adelante, yo debo estar fuerte y firme.

Ese familiar que tanto te preocupa depende de algo fundamental: NUESTRO BIENESTAR.

Y aunque este camino aún se escribe y, como bien dije, no existe la certeza de nada, este presente solo puedo llenarlo de amor y agradecimiento.

GRACIAS.


Acá también les dejo el GoFoundMe de mamá por si quieren ser parte de su progreso o saber más de su cuadro clínico: https://www.gofundme.com/help-nancy-to-save-her-life

Los abrazo.

Last Comments

Attachments

Story attachments Log In You must have a Uriji account to access the content of this story
Image 1 Video 1 Audio 1 PDF 1 YouTube 1