luisfrances

Pasando de ver los Morros a ver El Ávila camino a clases

Sep 17, 2007

Corre julio de 2007 y estoy cercano a graduarme de Bachillerato en San Juan de los Morros, Estado Guárico. Unos meses antes había presentado la Prueba de Aptitud Académica del Consejo Nacional de Universidades (CNU) para ser asignado a una universidad nacional, por lo cual esperaba impacientemente los resultados.

Sin embargo, esa impaciencia iba acompañada de la certeza de que, si era asignado a alguna universidad, tendría que esperar un semestre o hasta un año para poder comenzar clases. Ese era el patrón seguido por muchos estudiantes que habían sido previamente asignados por el CNU a alguna universidad. En todo caso, ese tiempo podría aprovecharlo para trabajar o hacer algún curso.

En aquel momento, el CNU permitía que los estudiantes registraran hasta tres opciones de universidades para ser asignados en base a los resultados de la Prueba. Mis opciones eran: 1) Licenciatura en Física - Universidad Central de Venezuela; 2) Licenciatura en Física - Universidad Central de Venezuela; y 3) Licenciatura en Física - Universidad de Carabobo.

A estas alturas no recuerdo por qué coloqué a la Universidad Central entre mis dos primeras opciones. Quizás por el hecho de ser la universidad más importante del país. Pero, a mi entender, era más factible ser asignado a la Universidad de Carabobo. San Juan estaba solo a dos horas de Valencia, y esta era una ciudad más cercana a mi entorno.

Valencia era una ciudad que visitaba con frecuencia, era mi referente más inmediato de ciudad grande, en ella tenía familiares, y en la Universidad de Carabobo estudió uno de ellos. Por otro lado, jamás había ido a Caracas, ni siquiera durante los paseos que se organizaban para conocer la Casa Natal de Bolívar. No había manera de que fuera asignado a una ciudad que no conocía, y que (para rematar) estaba a tres horas y media de San Juan.

Una tarde de ese mes de julio de 2007, como en muchas otras ocasiones, le pedí dinero a mi mamá para pagar la hora en el ciber café que quedaba cerca de la casa, y así poder revisar si habían publicado los resultados del CNU.

Al llegar al ciber pido una computadora, entro en el navegador, escribo la página del CNU, coloco mi usuario y clave. La página tarda en cargar. Me pongo ansioso. Entro en mi perfil. Sigue cargando. Los resultados han sido publicados. Las manos me sudan. Le doy click a ver resultados y... Voilá...

Usted ha sido asignado a la Opción 1: Licenciatura en Física - Universidad Central de Venezuela, para comenzar clases en el Semestre II: Septiembre 2007

¿Qué?, ¿Ahora cómo hago si yo no tengo a nadie en Caracas?, ¿Cómo le digo a mi mamá que comienzo clases en Septiembre?,

En medio de mi estupefacción se termina la hora en el ciber, y al momento de pagar, le comento al muchacho de la caja que he sido asignado a la Universidad Central de Venezuela. A lo que él contesta: Chamo, es que con ese promedio tuyo, ¿Qué esperabas? Tú eres un duro.

Ya de noche, mientras camino a la casa, aún no salgo de mi asombro. Entro a la cocina y le digo a mi mamá, sin anestesia:

  • Mamá, quedé asignado en la UCV y comienzo en septiembre. ¿Y ahora cómo hago?, Yo no conozco a nadie en Caracas.

  • Bueno, hijo. Ahora a buscar residencia en Caracas, respondió mi mamá.

Su respuesta de apoyo inmediato borró de mi cualquier duda o nerviosismo. Contaba con ella para iniciar un camino en una ciudad en la que nunca me visualicé estudiando. Recordé que ella siempre me dijo: Hijo, hay dos cosas en las que yo no puedo limitarte ni decidir por tí: la primera es tu carrera, y la segunda es con quién te vas a casar. A mí solo me toca apoyarte para que alcances tus metas.

A la semana siguiente, ella y yo comenzamos nuestra bonita odisea. Dios permitió que, por medio de las personas indicadas, diéramos con la mejor residencia a la que pude haber llegado: La Asociación Pro-Fomento de la Educación Popular - AProFEP, ubicada en la Urb. El Pinar, El Paraíso.

Así fue como el 17 de septiembre de 2007, a solo dos meses de haberme graduado de Bachiller, comencé en la Universidad Central de Venezuela, pasando de ver los Morros a ver El Ávila camino a clases.

Luis Francés.

Last Comments