Jpcb_02

Una cultura que no nos pertenece, pero nos es fiel

Aug 15, 2019

Puede ser bastante hiriente, complicado de asimilar, e inclusive llegar a ser imposible entender que las cuestiones que suceden en el presente tienen en realidad su origen en un pasado olvidado y en ocasiones nefasto. Que las verdades que hoy damos por sentadas al 100% no son más que una proyección milenaria (fuera de todo tipo de relación con el misticismo, las conspiraciones o algo similar) de una gama de procesos ordenados que han dado paso al resultado en la actualidad contemplamos.

Resulta sumamente complicado dado la implicación reflexiva que ello conlleva, sobre todo, en algo que creemos es nuestro y en realidad no podría haber algo más colectivo: La cultura. Definido por la Real Academia Española como ese Conjunto de modos de vida y costumbres , conocimientos y grado de desarrollo artístico , científico , industrial , en una época , grupo social , etc. al cual, en resumidas cuentas, le debemos el cómo somos y el qué pensamos.

Sin embargo, dicho conjunto no nos pertenece, ni tampoco lo hemos forjado con nuestras acciones. No ha nacido de lo que un determinado grupo que conocemos tiene presente desde sus orígenes. No es algo, siquiera, que como la sociedad ha decidido hacer creer: Proviene desde dentro de nosotros. Aunque en realidad, es el concepto menos desacertado.

Observemos la música y la pintura, el lenguaje y la forma de comunicarnos. Obviando la manera en que se ejecute, todas estas actividades conllevan a un mismo fin por medio de un mismo origen, que se ha desarrollado gracias a la necesidad humana de dejar su huella en el Universo conocido y por conocer. Bien definido por los arquetipos de Jung en su Teoría del Inconsciente Correlacionado, en donde se indica que en realidad a todos nos unen las imágenes y símbolos que de alguna forma u otra, solo se ven separados por la leve interpretación de la psiquis. Idea sumamente parecida a lo que refiere Platón con sus ideas e imágenes, o lo establecido en la música de Jorge Drexler, autor de la canción donde nace la foto de portada de esta historia, en la cual nos dice que: Aunque todos creen que han inventado algo y siguen siendo las mismas las canciones.

Idea que quizás no parezca del todo correcta, pero si algo hay de cierto en ella es que ninguna de las obras que tenemos es única del todo, incluso si no es idéntica tampoco. Parten de una interpretación de los componentes de este maravilloso conjunto que hace miles de millones de años se encontraba en un punto infinitamente pequeño y que ahora se expande constantemente en el Universo en el cual habitamos. Desde los artefactos de ingeniería que ahora se ven consumados en múltiples tecnologías, que han partido de la idea primigenia de hacer nuestra vida más sencilla; hasta la más simple canción de amor que viene acompañada de intenciones de ser un poco más feliz, pues el amor que conlleva en sí misma proviene de miles de años de antigüedad y ahora no es más que un hermoso proceso que aunque conozcamos como la palma de nuestra mano, no debemos dejar de admirar, conocer y disfrutar, porque en la vida eso es lo único que se nos mantiene fiel hasta la muerte: Amar incondicionalmente.

Last Comments