Jpcb_02

En 8 horas (Parte 2)

Aug 19, 2019

Bien, es momento de girar el reloj. El tiempo continúa, y las horas comienzan a rodar nuevamente.

La cuarta hora arremete sin piedad contra la mente y la perseverancia de quien debe completar su misión en Happiness Inc. como el más grande Gerente de todos los tiempos; contra ti. Pero incluso, ante la incertidumbre, la duda, los vacíos que se han arrastrado hasta este momento por una formación con ciertos inconclusos, logras salir de la tormenta cual marinero que conoce bien los mares y su navío. Ante cualquier pronóstico, el cansancio parece ser el único factor que pudiese ser de gravedad, pero no es momento para eso.

Quinta hora, y nuevamente los recuerdos y los momentos perdidos en el pasado pudieren poner en jaque las acciones en la Bolsa de las Oportunidades, que cada vez parecen ser menos frecuentes pero de cierto modo más sólidas. Siendo más calculador, más confiado en el instinto, y con un inquebrantable pilar a tu lado, parece que ha llegado el momento de ser aquel que apoya en vez de ser el apoyado.

Sexta hora, ¿será que...? No, imposible. Es usted toda una figura, respetada hasta lo más ínfimo. Los errores no son fallas, son aprendizaje diferente. Las personas no son personas y ya, son una oportunidad de crecimiento en formas extrañas. Los temas en una conversación, son una pequeña exteriorización de los sueños en el subconsciente. No existe bien o mal, existe aquello que es correcto y genera lo mejor. Pero de alguna forma, todo esto lo hace sentir pesado, inseguro de lo que pudiese traer el futuro; si es que lo trae.

Séptima hora. Pocas cosas pueden decirse que no se hayan dicho ya. Pocas cosas pueden hacerse que no se hayan hecho ya, pero por alguna extraña razón que desconoce, al estar estático frente al alcantilado de aquella vieja montaña donde encontraría la paz en tantas ocasiones durante las demás horas, puede contemplar que existen una infinidad de cosas que hubiera podido hacer para el beneficio de su empresa y de sí mismo. Puede contemplar que en efecto, la vida no es más que el conjunto de muchas cosas infinitamente diminutas que trabajan para hacer maravillas cotidianas.

¿Cómo será la última de las horas?

Last Comments