Dibversion

#GenteQueInspira2019 | Mi decisión es...

Sep 28, 2019

Estaba encapuchado mientras las detonaciones de disparos se escuchaban a apenas una cuadra de distancia.

Tenía unos 30 minutos desde que me había cubierto el rostro para proteger mi identidad mientras la protesta que se desarrollaba ante el Ministerio Público se intensificaba. Viendo a los muchachos encapuchados con piedras en las manos y cargando pesadas macetas para cortar el acceso a la calle no podía evitar pensar Debí traer mi cámara mientras con el celular tomaba algunas fotografías y videos.

Unos gritos llamaron mi atención y veo un grupo de muchachos bajando de la calle donde estaba el enfrentamiento. Cargaban a otro y al verlo ensangrentado supe lo que había pasado. No lo seguí porque la impresión que me había causado me había dejado tieso en el suelo, y tuve miedo de morir. Pero a pesar del miedo pensé Quiero que las personas sepan lo que está sucediendo, QUIERO QUE VEAN LA VERDAD. Y desde ese momento en adelante me dediqué a fotografiarla.

Cada protesta que había era una protesta que yo cubría, ya fuera desde dentro de la formación de escuderos recibiendo el chorro de agua de una ballena o protegiendo la evacuación de personas que huían de las motos de la Guardia Nacional. Si algo ocurría yo quería que quedara evidencia y las personas supieran lo que realmente pasaba en Venezuela.

Cuando finalizaron las protestas del 2014 mi trabajo no terminó. Había conseguido algo que quería hacer: Capturar y revelar las historias de la capital más peligrosa del mundo, las crónicas de Caracas. Ya no fotografiaba a guerreros con capucha, ahora escribía historias de tristeza e incertidumbre, pero también de valor y esperanzas por un futuro mejor.

Mi situación nunca fue fácil. A pesar de escribir casi diariamente nunca moneticé lo que hacía porque sentía que nadie lo valoraría aunque tuviera miles de likes; aún hoy en día se me dificulta ponerle un precio a mi trabajo. Por esta situación la mal llamada dieta de Maduro me golpeó con fuerza y perdí aproximadamente 30 kilos de peso, evidencié cuán cruel y miserables podían ser algunas personas pero ni así me di por vencido en seguir haciendo lo que quería hacer: Tomar fotografías y contar lo que veía.

Gracias a esta convicción nacieron decenas de historias que todavía conmueven a quienes las leen, gracias a esta convicción pude expresar por qué a pesar de todo lo malo que diariamente veo y vivo en mi país sigo aquí... porque a pesar de las malas experiencias, a pesar de las amenazas y el terror de morir yo no vendo mis principios por miedo, yo no me rindo, yo quiero ser libre.

La libertad es lo que nosotros decidamos hacer de ella. No está escrita en un libro, no está escrita en una piedra. La libertad es cada acción que las personas hagan por elección propia aunque haya quienes traten de silenciarlos, es la decisión que tomamos porque consideramos que es lo correcto.

Y mi decisión es luchar por lo que considero justo. Mi decisión es oponerme a lo que está mal. Mi decisión es ser fiel a mis creencias incluso ante el fin. Mi decisión es no detenerme jamás por el miedo. Mi decisión es ser libre.

Last Comments

Attachments

Story attachments Log In You must have a Uriji account to access the content of this story
Image 1 Video 1 Audio 1 PDF 1 YouTube 1