Cuando yo muera, también han de jugar con mis entrañas

Jan 30, 2021

Para cerrar la tarde de hoy les compartimos otro relato, pero esta vez escrito por Oriana Castillo e ilustrado por Adriana Castillo.

Casi todas nuestras historias estan basadas en hechos reales, es decir, en las experiencias de nuestra gente y esta entrega no es la excepción.

Esperamos disfruten del par de relatos que subimos hoy en Uriji y ¡Por qué no!, animarlos a que si son escritores y quieren compartir sus historias en nuestros Blog, pueden contactarnos :)


I
PANAS

Se dice que ese instante al estar a punto de dar el último aliento, toda nuestra vida pasa frente a nuestros ojos. En mi opinión, tal afirmación resulta intrigante, ya que la vida tiende a esfumarse en cuestión de segundos. ¿Es suficiente ese intervalo de tiempo para hacer remembranza de diez, cuarenta u ochenta años de vida? La mente humana parece transitar en una línea de tiempo distinta a la del tiempo mismo, capaz de visualizar su ritmo como un pestañeo de Dios; capaz de visualizar su ritmo lento y calmado como la tortuga persigue a la liebre; en ocasiones sólo mezcla los dos ritmos y se convierte en un complejo de contradicciones, viendo cerca lo que está lejos y lejos lo que está cerca.

Hoy jueves visité a Eduardo Ponte, un hombre joven de treinta y tres años de edad. Policía de profesión, así como sus amigos y colegas, Gustavo Becerra y Alcibíades Carrasco. Dicen que para trabajar con los muertos hay que tener guáramo, yo digo que hay que tenerlo mucho más para trabajar con los vivos; al menos los muertos no se quejan. Pero dejando el divagar de lado, encontré a Eduardo hablando con Alcibíades, quien limpiaba su arma. No era una conversación muy interesante; charlaban sobre sus familias y el trabajo.

-Alcibíades: ¿Qué tal está la negra, mi pana?

-Eduardo: Quejándose cada día más. Ya me tiene arrecho con sus güevonadas. Pero tú sabes cómo e’ mi pana, toca aguantársela, que más, lleva a mi carajito.

-Alcibíades: ¡Bueno! Jajaja…pa’ lante man, pa’ lante, no queda de otra.

De repente, un fuerte sonido se escuchó en la sala…

Gustavo, que no se encontraba lejos, al escuchar el estruendo, corrió a la sala donde se encontraban sus dos amigos. Pero al abrir la puerta, encontró a Eduardo doblado en una silla y Alcibíades con las manos en la cabeza, pasmado y con los ojos bien pelados.

Del arma de Alcibíades se escapó una bala y para desgracia de ambos, le atinó a Eduardo, matándole en seco. Murió de forma tan inesperada y rápida, que creo ni chance le dio de visualizar la película de su vida.

-Gustavo: ¡Marico, reacciona marico! -Le gritaba a Eduardo, desesperado y en un leve lapso de negación ante lo irreversible- Coño Alcibíades, ¿qué carajo pasó? ¡Está muerto marico, está muerto!

Alcibíades no podía mediar palabra, estaba en shock como si estrenara su virginidad matando a alguien…

-Gustavo: ¡Coño e’ la madre Alcibíades, coño e’ la madre, se nos fue el man! ¡Alcibíades, pana, reacciona vale!

Pronto la sala se llenaría de gente y los susurros, los comentarios, se esparcirían en aquel espacio, ennegreciéndolo cada vez más y más…

II
CRUCE

Martes 1:00 a.m., me tocó ir a trabajar al Guarataro. Lo que ahí encontré fue una guerra, las balas salían por doquier. Toda la gente del lugar estaba aterrada en sus casas, tirados boca abajo en el piso. Cerré mis ojos y abrí mis oídos, podía escuchar cada respiración, cada latido, cada pensamiento nublado. Todo aquello era una sinfonía al ritmo de los tiros. Luego de tres tiempos, en el compás número treinta (30), alguien desafinó, se encontraba a destiempo, pero aun así, la música no se detuvo… era Manuel Pereira de veinte años, acababa de recibir un disparo en el estómago. Cayó abatido al suelo y luego, un penetrante olor a oxido empezó a emanar de su cuerpo… miraba al cielo entre las hendijas formadas entre rancho y rancho, su respiración era cada vez más lenta, casi insonora…

Me paré frente a él, me agaché para ponerme a su altura y así escuché el leve mormullo…

-¡Fabián…!- fue lo último que logré escuchar de Manuel, antes de que sus pupilas se confundieran con la oscuridad de la noche… su corazón cesó y ahí quedó tirado en el callejón.

A Manuel le siguió Fernando, Miguel, Wilker y tantos otros. Fue una ardua madrugada…

Luego del cese al fuego, la policía logró abrirse paso en el barrio. Más tarde arribarían aquellas camionetas negras como zamuros a llevarse los cadáveres… en los alrededores se encontraban Eduardo y Gustavo, viendo cómo guardaban en una bolsa negra el cuerpo de Manuel. Era una imagen que les era bien conocida, la misma escena, pero con distintos actores…

III
JUEGOS Y RISAS

La muerte de unos es el trabajo de otros. Cada muerto sumaba una serie de ceros fijos a la cuenta de un patólogo cada mes. Y ahí estaba Manuel colaborando con la causa, ahora en la mesa de Daniel, quien le atinaba un corte por aquí y otro por allá, exponiendo sus tripas.

Eduardo y Alcibíades eran panas de Daniel, de Gustavo no tanto, pues el patólogo no le caía muy bien. Los dos primeros solían ir recurrentemente a la morgue por cuestiones de trabajo, pero generalmente para joder. Daniel les dejaba pasar a la sala para que viesen a los cadáveres destripados, y lo que empezó como curiosidad, con el pasar del tiempo se convirtió en un juego. Jugaban con las entrañas de los difuntos y lo que más les gustaba, era el momento de abrir el estómago. Echaban vaina y contaban chistes junto a Daniel sobre la última comida engullida por el fallecido.

Entonces, entre juegos y risas, Eduardo pensativo les dice a sus panas:

-Eduardo: cuando yo muera, también han de jugar con mis entrañas…

¡Dios, que comentario más frívolo! Aunque no tan fuera de lugar…

El inesperado comentario forzó el silencio de los otros dos y con una media sonrisa, Alcibíades le encesta una palmada en la espalda a Eduardo, y le dice:

-¡No digas mariqueras, compadre! Así le quitas las ganas de todo a cualquiera.

-Daniel: te trataré con cariño, pana, así que tú tranquilo y yo nervioso.

– Alcibíades: ¡Ayyy, papááááá!

Las palabras de Daniel hicieron estallar a los tres hombres en risas…ellos siguieron en lo suyo… mientras yo debía regresar nuevamente a mi labor, me despedí de Eduardo y los otros, ya me encontraría con ellos nuevamente en el momento oportuno…

IV
IRONÍA

Jueves, yo puntualito en el trabajo como siempre…

Heme ahora aquí frente a Eduardo… su corazón dejó de latir, dejó de respirar. Ni un pensamiento de él escuché, lo último que sus ojos vieron fue a mí, en ellos me reflejé. Todo fue muy rápido, en un leve movimiento de mi mano, su vida me llevé, y a cambio, nada dejé.

Sólo un montón de carne sin aliento que ahora se disponía a ir a la mesa de Daniel o de cualquier otro patólogo de turno. Sin embrago, Eduardo no se quejaba, lo típico entre los muertos…

No podría decir lo mismo de Gustavo y tampoco de Alcibíades, así como de todos aquellos que a su alrededor se iban agrupando.

Mi trabajo aquí terminó, nunca me quedo para ver lo que ocurre más allá del desenlace. Pero de lo que estoy seguro, es que a esta línea de emociones a de flor piel, se les irán sumando más y más alientos. A algunos, la amargura les durará poco, a otros quizás años, así son ellos hasta que me toque visitarlos.

Batí mis alas y me fui rumbo a mi próximo trabajo, como ven no descanso, no tengo horario ni fecha en el calendario. No discrimino y no importa para quien trabaje: tiranos, déspotas, sicarios, el borrachito, el vendedor de empanadas, el chichero…

Para todos ustedes yo su soy su fiel y humilde servidora.

Atentamente: La Pelona.

.
.
.
.
.
.

Recuerden abrimos comisiones para San Valentín, entérense de más en:
https://www.urijijami.com/stories/60048a5e211d154f73557fdb

@campamentovocacional @italoparla @eikerinspira @Jhan @gabourbina @talentoupgrade @Estefanyjgp @javier100998 @Gresly_Monsalve @sireiby @davidcadele @cestrocchia @2strategies @Int_creativa @ZambumbiaAshley @NiellaRojas @da_ferman @Lurimben @AlfredMuller @camavaron @neurosales @aryC @Hayneesilva1 @Zoorealismo @dvc_ve @delgadocris @BusinessStratgy @Reddefacilitadores @papelescrituraytinta @Bento @sheemprende @2581maria @Mayerlingb @sireiby @Sander06 @MirnaMendez @jreinaldoperez @SoyRossanaLugo @Verogarciamusic @MercedesRodSim
@SoyRossanaLugo @maxiguti
@jeanclauteaux @Karlagon @saschaalvarezg @UrijiMuseum @MirnaMendez @sireiby @JokerPaint

Last Comments

ZambumbiaAshley Me encanto esta historia jajajsdhjs súper bueno! Te felicito!

3 months ago

papelescrituraytinta @ZambumbiaAshley muchas gracias, sobre todo por tomarte el tiempo y leernos.

3 months ago